Artículos en Psicólogo Escolar

 

 

 

 

 

CAMBIOS DE LA PUBERTAD: RELACIÓN CON LOS IGUALES

 

 

 www.AutoRueda.com

 
PsicologoEscolar.COM ORIENTACIONES ARTÍCULOS

 

Para Ausubel, la emancipación del adolescente del ámbito familiar es un
proceso de "desatelización", que, al salirse el adolescente de la órbita
familiar y entrar en la influencia del grupo de compañeros, se traduce
finalmente en una "resatelización grupal".

Los iguales desempeñan un papel esencial en el desarrollo del
adolescente, que va a necesitar compartir emociones fuertes, dudas, sueños, etc,
justo en un momento en que muchas de estas facetas no pueden compartirse con los
padres; los coetáneos servirán por ello de modelos, e incluso de terapia, para
el desarrollo de su identidad. Como contrapartida, el adolescente va a
identificarse con el grupo y a manifestar un gran conformismo respecto a gustos,
modas, etc.

Con respecto a la evolución de los grupos, lo primero es la pandilla
unisexuada; luego comienzan a relacionarse pandillas de distinto sexo y
aparecerá la pandilla mixta; finalmente, se van formando relaciones amorosas de
pareja que acabarán disgregando al grupo. Dunphy distingue entre la "pandilla" y
la "piña": la primera de 5 a 9 miembros, como grupo cerrado y cohesionado, de
compañeros de día a día; la piña, que nace como agrupación de pandillas, tiene
de 15 a 30 miembros y se junta para actividades más concretas, como fiestas,
excursiones, etc. Sin embargo, el carácter uni o bisexual de los grupos depende
de factores culturales, y la pandilla unisexuada no parece ser ya una regla fija
en los inicios de la adolescencia.

En cuanto a las relaciones de amistad, de 11 a 13 años la amistad
descansa en la actividad común; de 14 a 16 se prioriza la confianza y la
seguridad; a partir de 17 la amistad se vive más relajadamente. Asímismo, va
existiendo una creciente estabilidad en las amistades desde la niñez hasta el
final de la adolescencia.

Los muchachos desarrollan la intimidad interpersonal más tarde y más
despacio que las chicas, poniendo más el acento en los componentes activos e
instrumentales y no tanto en lo afectivo y expresivo como éstas, que sin embargo
parece que viven la amistad con más conflicto y celos que aquéllos.

No es cierto, como se ha dicho, que la influencia de los padres disminuya a favor de la

de los coetáneos; mas bien se complementa, sobre todo cuando los compañeros proceden

de la misma clase social; en caso de conflicto, el adolescente suele seguir el criterio de sus

padres cuando las decisiones atañen a aspectos de futuro, y el de sus compañeros cuando se

trata de aspectos del presente. Tampoco el conflicto tiene que ser inevitable, y el establecimiento

de una relación mas igualitaria ayuda a tolerar las inevitables dosis de desacuerdos.

 

BIBLIOGRAFÍA:

(1) DELVAL, J.: "Crecer y pensar". Barcelona: Laia, 1983

(2) MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: "Diseño curricular base: Educación Secundaria Obligatoria". Madrid: MEC, 1989.

(3) MUSSEN, P., CONGER, J. y KAGAN, J.: "Desarrollo de la personalidad en el niño". México: Trillas, 1983.

(4) PALACIOS, J.,  MARCHESI, A. y CARRETERO, M. (comps.): "Psicología evolutiva". Vol. 3: Adolescencia, madurez y senectud. Madrid: Alianza, 1984.

(5) PALACIOS, J.,  MARCHESI, A. y COLL, C. (comps.): "Desarrollo psicológico y educación". Vol. 1: Psicología evolutiva. Madrid: Alianza, 1990.