PSICOLOGÍA E INFORMÁTICA

 

 
 
 
 
PsicologoEscolar.COM ORIENTACIONES ARTÍCULOS

100 MEJORES COLES

PSICOLOGÍA E INFORMÁTICA

Daniel Paredes

 

 

Las Mejores Universidades

Índice LOE

Cursos Gratuitos

Webs de Psicólogos

100 mejores coles España

Orientaciones Gratis


Este es un ensayo interpretativo en base a conocimientos psicológicos conocidos. Lo que hago aquí es organizar todos estos principios en lo que es mi propia interpretación de la psique humana. Espero encuentres algo que te sirva.

Importante
Este ensayo está lejos de ser terminado y se continuará incrementando conforme pase el tiempo.


APRENDIZAJE

Para poder satisfacer una necesidad o para evitar peligro, lo primero que nuestro sistema nervioso tiene que hacer, es aislar la información recibida del medio y de nuestro propio cuerpo, como causas de la excitación positiva (si es algo beneficioso) o negativa (si es perjudicial). La manera más elemental de hacerlo, es aislar toda la información anterior a la excitación y almacenarla. Cuando ese mismo tipo de excitación se vuelve a repetir, la información anterior al evento no solo que se almacena, sino que es comparada con la información guardada, para aislar toda aquella secuencia que se repita de ambas, e identificar la causa más valedera.

Como existen muchos tipos diferentes de excitaciones que podemos tener los seres vivos. Toda información causa tiene que ser asociada con su respectiva excitación, para ser utilizada en el futuro y satisfacer nuestras necesidades. En un computador sería ordenar la información causa, por el tipo de excitación a la que se asocia. También puede pasar, que la información causa que se almacena, se hace en relación a varios tipos de excitaciones. Es decir una secuencia para distintas necesidades.

Los organismos están comparando constantemente la información que reciben de los sentidos, con la información causa de alguna excitación. Cuando el organismo detecta una información causa positiva, lo que hará es intentar reproducir toda la secuencia necesaria para llegar a la excitación y si la información causa es negativa, lo que hará, es intentar cambiar la secuencia para evitarla.

La información motora, no son solo reacciones corporales. Esta se da en su conjunto, para que puedan ser asociadas al efecto que tienen en el medio ambiente, con la información causal.

Para determinar que es la información faltante que complete la información causa, la información recibida de los sentidos, tiene que ser comparada con la información causa almacenada, y ver que no se está repitiendo de ambas secuencias. Aislada la información faltante, el organismo tiene que compararla, con la información asociada a la información motora de nuestros cuerpos. Cuando la información faltante es completada, la secuencia se repite completa, incluyendo la información motora.

La información recibida de los sentidos, tiene que ser agrupada en cantidades de información, que permitan ser analizadas con las secuencias ya almacenadas, por esto es que tenemos una memoria de corto plazo y una de largo plazo. La cantidad de información que puede ser almacenada por la primera, dependerá del estado de vigilia de la persona. Un estado de vigilia muy expandido, reduce el número de secuencias a ser analizadas por la mente, lo que puede causar en la persona, despistes como cruzar una calle sin ver el semáforo. Cada secuencia de la memoria a corto plazo, empieza a ser almacenada por estímulos claves puestos en el foco de atención, como un color o un olor.

La forma de almacenamiento de la información motora, depende de las necesidades naturales de la especie del ser vivo. Así habrán algunos seres, que en un principio, su información motora estará sujeta a estímulos medio ambientales y otros seres cuya información motora estará almacenada por medio de instintos.


LAS NECESIDADES



Son las programaciones base, sobre la cual se organiza el resto de la información. Estas dependerán de la especie. Cuando se cumple una o varias de estas, existirá una variación positiva. Para esto, algunas células nerviosas tendrán que ser excitadas eléctricamente, en una secuencia correcta.

Las necesidades surgen de los requerimientos de los distintos organismos vivientes, para sobrevivir y reproducirse. Muchas son las mismas en todos los animales, pero dependiendo de su evolución, habrá variantes y necesidades nuevas. Así hay animales que mediante estímulos aprenden a usar el cuerpo especializado que han desarrollado.

Muchas necesidades tienen desde el nacimiento de la especie, la información motora correspondiente para satisfacerla y las llamamos instintos. Por ejemplo, el grito instintivo de otra persona en una discusión, nos puede causar una variación negativa en nosotros y positiva en ella.

Por lo general, la forma de vida de cada especie es condicionada por sus necesidades e instintos, que a la vez fueron condicionadas por su cuerpo. Los seres humanos, al igual que los animales, tenemos necesidades de apareamiento y de control. La comunicación hace que a diferencia de la mayoría de los animales, nuestra jerarquía no se de solo por la fortaleza física, habilidad y valor. Nuestra posición en la sociedad es relativo, al ser más importante para nosotros la manera que manejamos la información. Intentamos controlar el medio para poder satisfacer nuestras necesidades, el medio incluye otras personas. Constantemente intentamos demostrar que somos más inteligentes, más creativos, más innovadores, más únicos, más guapos, más carismáticos, más divertidos, más valientes, que los demás. El que se tira de un puente amarrado de una soga, lo hace por una necesidad, que de hecho es muy compartida con el resto de las especies, la información motora, es saltar del puente, la excitación que genera, es valor. No lo hace porque sea cobarde, sino para cumplir con una programación que va a valorizar más este tipo de comportamiento instintivo.

A un bebé recién nacido, sus padres le hablan despacio, quizá porque creen que es cariño, un instinto que tenemos todos los humanos. Lo que la mayoría de padres no se dan cuenta, es que con esa pronunciación, están ayudando al bebe a relacionar los sonidos, con los movimientos de los labios y posteriormente con sus significados. Son instintos y necesidades paternales, que interactúan con los instintos y necesidades de los bebes.

Podemos creer que el trabajo que tomamos, es la mejor forma de conseguir dinero para satisfacer nuestras necesidades. Pero muchos se dan cuenta con el transcurso del tiempo, que ese trabajo puede aumentar otras necesidades. Si la gente con la que trabajas, te está atacando continuamente, la información que recibes puede ser equivocada y esto puede traer consecuencias negativas para desenvolverte con objetivos distintos al trabajo. El que alguien te de una sonrisa, es un estímulo para seguir con la misma secuencia, pero si la secuencia acumula muchos estímulos negativos y el sacrificio ya no equivale a la recompensa, seguramente buscaras otra respuesta para tus necesidades, quizá buscando otro trabajo. El levantar la voz, el pararse, los gestos faciales como fruncir el ceño, el agachar la cabeza, la forma en que movemos las manos. Todas son maneras de comunicar algo, son instintos, información motora, que busca satisfacer algo. La necesidad de mostrar valentía, de intimidar, de demostrar seguridad, capacidad, etc, no se dan de la misma manera en todas las personas.

El complementar una secuencia o parte de esta, satisface en parte la necesidad original, produciendo una variación. La parte original que se satisface, es en relación a la cantidad de energía que se relaciona a la secuencia total, esta estaría determinada por la experiencia.


TOMA DE DECISIONES

En general todo ser vivo que posea inteligencia, debe ser capaz de elegir entre producir dos o más excitaciones diferentes, porque en la naturaleza siempre se dará esa situación. Si quisiéramos crear un programa que tome decisiones, este deberá estar hecho en base a prioridades. En la mayoría, estas prioridades no vienen incluidas al nacer, por lo que el medio es el encargado de determinarlas. La relación, de que es mejor para sobrevivir y satisfacer nuestras necesidades instintivas animales, estará dada por la experiencia, sobre todo en seres versátiles como los humanos. Para que se elija satisfacer una necesidad sobre otra, la información relacionada a la excitación, tiene que tener un valor. Este será determinado en los seres vivos, por la intensidad de la carga eléctrica y por el número de células nerviosas que la producen. Una información causa, asociada a una excitación de mayor energía, será primordial ante las demás. En programación sería igual a: If a > b then print a. Claro que pensamientos más complejos pueden resolver varias secuencias a la vez.

Cuando a = b, suele suceder que la decisión que vamos a tomar se va a demorar y no necesariamente porque sea algo trascendental para nuestras vidas, puede ser, que tenemos que decidir entre elegir entre un dulce con chocolate o un pie de limón.

Si existe una necesidad presente, con 2 o más secuencias motoras para solucionarlas, la secuencia válida será aquella que haya obtenido mejores resultados, en relación al valor de la excitación

Los cerebros no pueden comparar toda la información que reciben de los sentidos, con toda la información causa almacenada a la vez. La información almacenada deberá estar disponible según valores relacionados a la situación vivida. Bajo cierta necesidad o bajos ciertos estímulos medioambientales, una determinada gama de recuerdos estarán disponibles para ser comparados con lo percibido. Lo que está en el foco de atención, es la información que se va a analizar primero, para ahorrarnos tiempo. Si fuéramos a analizar todo lo que percibimos, con todo lo que hemos almacenado, una decisión muy sencilla como marcar un número de teléfono, podría demorar demasiado.

Si queremos diseñar un programa que elija la información a ser comparada primero, este podría priorizar a la información recibida exterior, cuya suma de representaciones de fragmentos de otras secuencias, sumen la mayor excitación. Así en el foco de nuestra atención, aparecerán las secuencias que mayor impacto han tenido en nosotros, en relación al momento exacto que estamos experimentando. Como la información motora está relacionada a la información causa de las excitaciones, está estará también en el foco de atención.

Con el paso del tiempo, la información causa se va sintetizando más y mas, pero esto no significa que si hay varias secuencias diferentes, se tenga que eliminar el resto de causas. Puede ser, que haya existido secuencias de información sensorial, que no hayamos sido capaces de percibir. Si queremos que nuestro programa funcione correctamente, la información valedera deberá ser la de mayor valor energético, sin eliminar al resto. Lo que hace que una secuencia sea valida, depende de la información sensorial que estemos recibiendo en el instante y la información que se haga disponible para el foco de atención.

Cada excitación eléctrica, es parte de una variación energética total, que determina el funcionamiento del resto de la corteza cerebral. Para que nueva información sea analizada y almacenada, tiene que haber una cambio, en el estado energético inercial de las necesidades.

El cerebro tiene que encontrar las mejores secuencias para satisfacer nuestras necesidades simultáneamente, por esto la información se puede asociar a varias causas a la vez. Una vez usada la secuencia motora, esta pasa a ser analizada como el resto de información percibida, para determinar nuevas causas de variaciones.

Conseguir placer sexual, viajar, vivienda, amigos, comida, etc… Como? Dinero…Cómo dinero?... Trabajando …Cómo consigo el trabajo que mejor me de dinero?... Estudiando… Cómo elijo una carrera?... Informándome de cuales hay, cuales tienen mejor futuro, de que se tratan y la información obtenida la asocio a la información motora que tengo, para ver cual es la que mejor me conviene… En el transcurso de todo este proceso, el lenguaje, nuestras capacidades y necesidades comunicativas, tienen un rol fundamental. Como mucha de las secuencias que recibimos, son transmitidas por comunicación y al no existir mayor experiencia personal en el asunto, nos encontramos con que las secuencias no son completas y tenemos que encontrar mucha de la información necesaria para completarla.

Cada secuencia que tomamos tiene sus sacrificios, el escoger una nueva tiene su peso en relación a la anterior, en base a las variaciones positivas y negativas que se pueden obtener.


LA IMAGINACIÓN



Cuando buscamos información para completar una secuencia, generalmente la información está tan sintetizada, que la obtenemos casi automáticamente. Pero en situaciones nuevas, donde existe una gran variación en juego y no existe una respuesta probada, las secuencias que usamos son reconstrucciones muy completas, ya sea visual o auditiva, porque para obtener los resultados que deseamos, tenemos que trabajar con una cantidad muy grande de información. Las primeras secuencias que recordemos, serán las respuestas que tengamos almacenadas a situaciones similares, empezando por la que mejor resultados nos haya dado en el pasado. Para ver si es la correcta, tenemos que reconstruir la secuencia causa, con la información motora que tenemos de nuestros recuerdos. Cuando lo hacemos experimentamos una realidad fantástica, una simulación de lo que pasará.

La secuencia que generamos, es también analizada como información percibida, en un proceso de retroalimentación, para encontrar otras posibles causantes de variaciones. Ante un problema, elegimos la secuencia motora que mejores resultados haya tenido por experiencia, pero esta no resolverá todas las secuencias de variaciones y en la reconstrucción de la secuencia principal, saltarán otras secuencias causas que también tendrán que ser resueltas. Después se completa el resto de secuencias que no han sido solucionadas. Generalmente no se obtienen los resultados deseados, así que nuestro sistema busca alternativas con la información motora de menor intensidad.

Un día aprendo a manejar, al siguiente me voy a festejar con mis amigos, me emborracho y choco el auto de mi padre. Siendo el la fuente de mis ingresos y la manera de satisfacer muchas de mis necesidades de adolescente. La construcción motora, por ser la primera vez que me choco en un auto ajeno, es nueva. Suponiendo que dentro de nuestras posibilidades no hay manera de arreglarlo a tiempo o no se nos ocurrió esa idea, nos resignamos al primer encuentro con nuestro padre, sabiendo que parte de esta secuencia en este tipo de circunstancias, por experiencias previas, nos llevan al castigo, a la supresión de fiestas, de libertades, de consentimiento, a una variación negativa que queremos evitar.

Empezamos nuestra secuencia del problema, donde nuestra mente nos dice que podemos intervenir (por experiencias anteriores), puede que sea en el momento justo que encuentra el auto. A continuación experimentamos en un collage la situación futura, construido con recuerdos de experiencias similares, que por no ser tan repetitivas como abrir una puerta, la mente las reproduce tal cual pasaron antes (algo sintetizadas), en el contexto del garaje de nuestra casa, en nuestra habitación, o donde sea que nos estemos escondiendo. Nos es difícil darnos cuenta, que son muchos recuerdos entremezclados del mismo tipo. En estas situaciones nuestra mejor manera de intervenir es el discurso.

Papá, me chocaron y huelo a trago porque de los nervios me tomé un tequila.- Así cargo la culpa a otra persona y demuestro una imagen mía responsable haciéndole creer que no estaba borracho en el acto. Pero la segunda parte de lo que dije, me trae la secuencia de variación negativa (recuerdo), en la que la última vez que estuve en una situación parecida y use esa información motora, mi padre no me creyó nada. La siguiente mejor respuesta que se me ocurre, es buscar a alguien de confianza, en el que mi papá si crea, para que me secunde la versión de la historia. Después de complementar esta secuencia muchas veces, decido cambiar la versión de los hechos.- Papá me choque y estoy un poco borracho, no me di cuenta como sucedió esto, te juro que voy a cambiar.- Esta nueva respuesta ahora se da por recuerdos anteriores, en los que la honestidad me dio mejores resultados. Después de buscar varias secuencias posibles, sigo sin encontrar una respuesta que sea del todo satisfactoria ya que en una situación como esa, quizá nunca las hayan. Una vez agotados todos los recursos y sin una respuesta satisfactoria, empezamos a planear nuestro futuro en base a las consecuencias, que nuestra experiencia determinó que sucederían. Cosas como: ¿Qué le diré a mi enamorada cuando no pueda ir a verla en el auto? ¿Y si me quedo sin plata, como hago para socializar con mis amigos, si sus actividades me consumen muchos recursos? ¿Qué hacer para recuperar el cariño de mis viejos? Etc. En situaciones así podemos pasar días enteros, sin poder parar lo que estamos pensando. Quizá mis experiencias me digan, que en una situación así, toda respuesta es inútil y solo me resigno a recibir el castigo.


LA PERCEPCIÓN

La información faltante para completar una secuencia, es comparada con la información motora para que sea esta la que la reemplace. Pero muchas veces, no podemos percibir toda la información que deberíamos.

Cuando un profesor nos pide distinguir entre fondo y figura, en un dibujo. Buscamos una variación positiva al contestar, que ratifique nuestra inteligencia y capacidad frente al profesor (necesidad). La información motora del lenguaje, es sintetizada por la experiencia y en relación a los beneficios que esta nos a brindado al expresarnos. Así muchas veces la secuencia fonética fondo, está asociada a ciertas características de colores, formas y proporciones; y tiene un valor energético según su uso. El alumno quiere dar la respuesta correcta, así que compara la información que ve en la figura, con la información causa de variación. Encontrada la información causa, la información motora tiene que identificar al fondo, esta puede ser la mano señalando en la figura. El que el alumno haya escogido, una figura que parece un florero, en vez de dos que parecen perfiles de cara, se deberá a las experiencias que le llevó a determinar que es figura y fondo.

Si soy un andinista, la información causa de variación, puede ser subir la montaña, hasta que no haya mas tierra por donde subir. La información que recibo, será comparada con la información causa de esta variación y la información faltante será reemplazada por información motora. Ahora la textura de la nieve en un nevado, quizá me pueda hacer creer que hay un camino, cuando en realidad no hay nada. La experiencia nos indicó, que cuando veíamos una línea parecida a la de la montaña, era un camino y la información motora de caminar servía para cruzarla.

Cuando diseño una casa en la computadora, me tengo que guiar por ciertas reglas que me han dado beneficios, para demostrar a mis maestros mis capacidades. En el foco de atención estarán todos los recuerdos relacionados a las posibles causas de variación, si el diseño es malo. Una de estas reglas, es por ejemplo la proporción. Cuando hacemos un dibujo en tres dimensiones en la computadora, tenemos la opción de verlo en perspectiva o en isometría. Muchas veces cuando vemos nuestro dibujo en isometría, nuestra mente se confunde e identifica causas de variaciones, porque estamos acostumbrados a ver en perspectiva. Lo que nos hace creer a veces, que las paredes no están perpendiculares, que un lado está más largo que el otro, cuando lo que queríamos era que los dos sean iguales o que un corredor aumente su ancho hacia el fondo. Relacionada a este tipo de experiencias, existen muchas respuestas, una de ellas es poner el dibujo en perspectiva, ya que esto nos dará las verdaderas proporciones, a las cuales estamos acostumbrados. Con todo, estas equivocaciones alimentan otras secuencias relacionadas a los discursos que necesitamos desarrollar para tener éxito en la carrera de diseño, donde el poder conducir los pensamientos de los usuarios a nuestro antojo, es clave para el éxito.


LA LIBIDO

Nuestra mente está continuamente sintetizando información causa de posibles variaciones, si inyectas gasolina a un motor de combustión encendido, este empezará a trabajar. Si tenemos una buena alimentación, los nutrientes necesarios transmitidos por la sangre, provocarán que nuestras células nerviosas sigan en un continuo proceso de trabajo. La información causa para una variación, va desde caerte de la cama, hasta un quizás inevitable fin del mundo. En nuestra situación actual, con tanta información disponible a nuestros sentidos, nuestro cerebro puede empezar a trabajar sin parar, en un proceso inútil. Los resultados inútiles, también son cuantificables por medio de variaciones. La acumulación de libido, puede traer consecuencias negativas para la salud mental de las persona, al igual que una insuficiencia de ella.

Una persona que acumula mucha libido, se puede volver en extremo perfeccionista y detallista, hasta el punto de transformarse en un comportamiento obsesivo. La acumulación de esta incrementa el valor energético de las necesidades, lo que también provoca que la conducta instintiva incremente. El cerebro se somete a un esfuerzo exagerado, que bien puede desestabilizar las funciones hormonales, exigiendo al cuerpo producir más nutrientes, más energía, generando un círculo vicioso, que termina produciendo malestar en la persona.

Una persona con deficiencia de libido, puede tener problemas para resolver su vida, ambivalencia y depresión. Dependiendo las características propias y adquiridas de la persona, su libido puede alternar de una manera también perjudicial.


EL COMPARTIR EXPERIENCIAS



El poder compartir una vivencia con otra persona, es fundamental para la comunicación y el aprendizaje. Para esto debemos de ser capaces de experimentar lo que otro está viviendo. Nuestras necesidades nos transmiten variaciones ajenas, por medio de nuestros instintos. Ciertos rasgos en otras personas, manera de hablar, su postura, nos genera variaciones que pueden ser positivas o negativas. Podemos saber el estado de ánimo y asociar situaciones ajenas, no solo de nuestra especie, pero también de otros animales.

Nos podemos equivocar fácilmente con la interpretación de estas señales y pensar que alguien está deprimido, cuando realmente está relajado o con sueño. La forma de nuestros movimientos, los sonidos que producimos, nos enseña que una secuencia que puede intervenir en otros, puede intervenir en nosotros también. Una vez que percibimos la información que es compartida por otro, identificamos la excitación que produce como si fuera la nuestra, nuestro cerebro no discrimina entre lo que es nuestro y lo que no lo es. El valor de la secuencia se dará entonces en relación a experiencias parecidas a las nuestras, a la manera que imposibilitaría el cumplimiento de otras necesidades, y a lo que podamos extraer por medio de nuestros instintos de los gestos ajenos. Puede que alguien se electrocute y por su gesto relacionemos a la variación que tendríamos que tener nosotros para repetirlo, siendo la realidad que quizá nosotros necesitásemos tener una variación mucho más grande para producir ese mismo gesto.

Una persona que pasa viendo películas de violencia todo el día, está introduciendo información que no deja de ser analizada. El ver como alguien elimina a 50 personas que lo quieren matar, alimenta nuestras necesidades, porque estamos recibiendo información motora que se puede aplicar a nuestras circunstancias, no es por nada que las películas de acción tienen tanto éxito. Al introducir una situación caótica, por medio de la experiencia de otro (un actor), nos genera una sensación de incomodidad porque estamos percibiendo una secuencia de peligro.

Nuestro cerebro no distingue muy bien entre la situación propia y la externa. Aunque seamos concientes de estar experimentando una realidad ficticia, nuestra mente está analizando información que en pequeñas cantidades, están siendo compartidas con nuestras secuencias causas, y de cierta forma generando una necesidad. Cuando el bueno hace volar un edificio lleno de malos, la situación se arregla y todo vuelve a la normalidad. Al salir a la calle después de ver la película, veremos muchos elementos, que tendrán una relación a la información causa de lo que vimos en la pantalla, aunque con un nivel energético muy bajo. El ir al cine se convierte en una falsa manera de aprendizaje, por lo que nuestro cerebro lo toma como una variación positiva. A parte de que también podemos experimentar por este, secuencias para nuestras necesidades de valor, inteligencia, creatividad, etc.

Una señora que ve muchas telenovelas y que recibe una fuerte variación de ellas, empezará a reflexionar sobre su vida, basándose en las experiencias que vio en la novela. Una telenovela es una exageración de la realidad, como cualquier película de acción, solo que en esta es más difícil comprender que es falso y que no. Las circunstancias y causalidades que producen los conflictos, al igual que las características negativas y positivas de los personajes, son exageradas a propósito, para crear la ilusión de que la información motora y causal, que van a solucionar los conflictos de los personajes, va a ser más trascendental para nuestras vidas. De esta manera, los productores podrán enganchar de mejor manera al televidente, para conseguir más audiencia y más reconocimiento. A lo que empezamos a vivir una secuencia similar a la de la novela, nuestra mente busca solucionar los problemas en base a la información motora aprendida de la misma, analizamos la información recibida, en base a sus causales (si no nos damos cuenta). Así alguien que ve mucha televisión o que recibe mucho información de experiencias ajenas, puede empezar a vivir en un mundo, donde los personajes son más estúpidos, están llenos de rencor, odio, donde existen más peligros de los reales.

La compasión puede funcionar en base a dos fuerzas, una es el discurso que hemos desarrollado frente al resto para buscar aceptación o influencia y otra es la necesidad que se genera en nosotros al analizar la información que recibimos.


LA COMUNICACIÓN

Podemos asumir una secuencia ajena, porque compartimos cierta información con otras seres vivos. Un gemido de dolor, tiene el mismo significado para muchos seres, de muchas especies mamíferas, porque compartimos las mismas raíces.

Los seres humanos tenemos dos características muy importantes, el poder comunicarnos y poder manejar herramientas. Las dos permiten un desarrollo de información motor, muy diferente al resto de las especies. La comunicación implica dos cosas, la transmisión y la recepción. Estas son desarrolladas en un principio por instintos y necesidades. En las primeras etapas de la comunicación el bebé aprende imitando y los rasgos faciales y tonos al hablar de los padres, fortifican estos comportamientos.

Un bebé al repetir una secuencia fonética correctamente, quizá mezclado con un poco de llanto y la angustia de los padres, consigue satisfacer sus necesidades de alimento, de sanidad y de juego. Desde un principio esta información fonética, tiene el poder combinado de todos los músculos del cuerpo de otra persona, nuestros padres. La información fonética está asociada a la información motora que hace que nuestros músculos de las cuerdas vocales se muevan.

Con el uso de los fonemas, encontramos las variaciones positivas y negativas que producen en nuestras vidas. Una palabra sola, puede ser confusa y sus resultados diversos, por lo que la experiencia nos enseña a combinarlas para ser más específicos. Una secuencia sonora, no siempre tendrá los mismos resultados, por lo que cada secuencia tiene que tener su valor energético asociado a los resultados. La información motora fonética, muchas veces no completa la secuencia causa hasta la variación, esta completa un segmento de la secuencia, antes de otro; es decir que no produce directamente los resultados.

Ninguna información que percibimos es de confianza, porque es imposible percibir todas las secuencias que influyen sobre una variación, peor si la secuencia es transmitida por el lenguaje. No solo que esta información puede estar equivocada e inconclusa, pero también puede ser que la persona que la transmite, en su afán de satisfacer alguna de sus necesidades, te está transmitiendo información equivocada a propósito, para de esta manera obtener un beneficio a favor de él.

Al comunicarnos, generalmente intervienen los instintos. El tener a alguien escuchándonos, de cierta manera nos da placer, porque estamos controlando la situación. Muchas veces hablamos sin esperar que otro efectúe una intervención motora distinta de la conversación. Algunas personas, aparentemente dicen mucho, pero analizando detenidamente la información que aportan, no dicen nada coherente.

Cuando armamos una oración nueva, empezamos por la secuencia fonética que mejor se acerca a satisfacer la variación que queremos conseguir. Una palabra sola introducida en la secuencia imaginativa, producirá muchas secuencias de variaciones negativas, ya que los resultados han demostrado con anterioridad, que la sola presencia de esta palabra no bastó para conseguir lo deseado. Si queremos ir a nuestra casa y que nos lleve alguien más, no basta con decir solo casa. La secuencia se complementará diciendo, “llévame a mi casa por favor”. Ahí recién se completa, el resto de secuencias relativas a ubicación, acción, sumisión, para que la información motora de quien nos lleva, no tenga equivocaciones. Puede ser que en una ocasión anterior, la persona dijo: “llévame a la casa”, y le llevaron a cualquier casa, pero no a la de él, esa experiencia trajo para el una variación negativa, quizá por que se atrasó para ver un programa de radio o porque era tarde y ya no pudo descansar como quería para trabajar al siguiente día. Después esta persona, aprendió el resto de la información causa para conseguir la variación deseada, por medio del fonema: “mi”.


EL INCONCIENTE

Nuestros discursos son desarrollados en base a necesidades que queremos resolver, las cuales existen por nuestras propias experiencias. El fin del discurso, que puede existir en una fase imaginativa, sin la intervención de información motora, es satisfacer una o varias necesidades, más no necesariamente ser la verdad.

El inconciente es la divergencia entre lo que decimos hacer y lo que realmente estamos haciendo. La realidad como la conocemos, también es alterada en nuestro discurso, para poder satisfacer nuestras necesidades.

La gran mayoría de las necesidades que tenemos los seres humanos, son variaciones de necesidades básicas e instintivas para sobrevivir como especies.

Para comunicar y conseguir lo que queremos, tenemos que desarrollar la necesidad de hacerlo. Pero todo nuestro sistema funciona en base a estímulos de castigo y recompensa, así que tiene que haber un estímulo cuando la información que transmitimos sea parecida a nuestras intenciones. Para aislar nuestras verdaderas intenciones, la información que manejamos tiene que ser sometida al mismo proceso de análisis, como cualquier otra. Bueno fuera que existiera un sistema preciso el cual identificara a que necesidad pertenecen nuestras acciones, pero nuestras necesidades cambian y estas tampoco existen independientemente. El resultado de nuestras acciones, se dan por una sumatoria de fuerza de varias necesidades, así que el proceso que usamos para identificar nuestros motivos, es el mismo proceso que usamos para identificar los causantes de la variaciones y sus soluciones.

Otra razón por la que existe una divergencia entre lo que decimos y lo que queremos hacer, es que las necesidades se crean con información, que no es discursiva en su totalidad. Por lo que no es asimilable a nuestro discurso esta información.

La complejidad de nuestras necesidades, son de lo más evidentes en los centros comerciales, donde existen miles de productos distintos, con miles de variantes, diseñadas para satisfacer una necesidad específica, siendo la necesidad básica original a veces, casi sin ninguna importancia. Un cinturón de tal color, con un tipo especial de bordado, con una dimensión específica, con textura o sin textura, obedece a una necesidad muy específica que tiene el usuario. Muchas veces detrás de lo superficial de la necesidad, se esconde una complejidad de causales y consecuencias, que nos pueden decir mucho de la persona.

El descubrir el porque hacemos algo, a veces puede ser aterrador, ya que esa nueva experiencia de alguna manera, se convierte en información causa de una variación negativa. Estamos sintetizando el porque de los porque del comportamiento humano y esto puede asustarnos. Claro que no todo lo que creemos significa que es verdad.

Cuando tomamos una decisión como dejar a nuestras novias, la mayoría de veces no podemos adjudicar un solo motivo para esa decisión. La realidad es más compleja, ya que estando con ella hay variaciones positivas y negativas sobre nuestras vidas. Las decisiones que tomamos tienen que satisfacer el mayor potencial posible, de todas las variaciones combinadas y este potencial no lo podemos cuantificar en un discurso. La realidad de nuestras verdaderas intenciones, es muy difícil de encontrar. Muchas veces después de tomar una decisión, la información nueva percibida pondrá en el foco de atención, tantas secuencias de variaciones, que alimentarán tantas necesidades, que recién ahí, si es que hemos aprendido a aceptar nuestros errores, nos daremos cuenta que nos equivocamos.


EL ANÁLISIS

Si alguien me pregunta: ¿Qué es un perro?. Yo responderé que es un animal mamífero, el cual tiene cuatro patas, cuyo tamaño puede variar de 20cm a 100 cm. Tiene un cuello fuerte, la espalda recta, cola, orejas grandes que parecen trapos que cuelgan de la cabeza, tienen un hocico que es más largo que su cráneo y termina en una nariz negra o rojiza, que es un cartílago triangular que sigue la misma forma del hocico. Son fornidos, de musculatura fácilmente apreciable, su cuello por lo general es más o menos de un cuarto a un tercio del largo del tórax, tienen colmillos superiores e inferiores, también tienen dientes y muelas, sus patas son pequeñas en comparación al resto y están constituidas por cuatro dedos, acabados en puntas acolchonadas y que parecen ser una sola extremidad. Sus proporciones varían según la raza, al igual que sus colores, combinaciones de colores y el tipo de pelo que tienen. Los perros son animales sociales, más que otros animales, son inteligentes, son leales, juguetones. En su mayoría son poco agresivos con los humanos, son celosos, orgullosos, cuando están de buen animo agitan su cola de un lado a otro y parecen tener una sonrisa en la cara. Cuando se ponen agresivos, el pelo de su lomo se eriza y arrugan la piel del hocico.

La pregunta que me hacen, es la información que recibo de los sentidos, así que la comparo con la información causa almacenada para determinar algún posible peligro o recompensa. Supongamos que ayudar a alguien completar una secuencia, compartir información, dar respuestas, me ha traído beneficios en el pasado, para mis necesidades biológicas e instintivas; así que empiezo a completar la información causa que él o ella necesita.

Al igual que cualquier construcción imaginativa, la secuencia causa de la variación en pieza por la respuesta que por experiencia mejor resultados haya tenido. En mi caso, “un mamífero”, esta palabra basto para que me aprobara la respuesta otra persona o para así creerlo en el pasado. La construcción imaginativa fonética, pasa a ser analizada como información entrante y pone en el foco de atención, recuerdos, secuencias causas de variaciones, con respecto a la información percibida. Estas se dan en relación a información que falto en el pasado, para alcanzar la variación positiva que buscábamos en la otra persona, como que tan grande, su textura, su forma, sus miembros, su personalidad, etc. Para resolverlas el sistema empieza de mayor nivel energético a menor.

Para poder describir algo, si la respuesta no la tenemos de antemano, necesitamos una imagen visual, para con esa información poder compararla con los conceptos antes mencionados que hacían falta. Como en la descripción del animal, su presencia muchas veces no va a estar disponible para su descripción, la imagen mental almacenada de antes en nuestros recuerdos, por medio de algún tipo de variación, pasa a formar parte de la secuencia imaginativa. La imagen mental del animal, pasará a ser analizada en relación a las causantes de variación inconclusas, que en este caso, serían los demás conceptos. Si la imagen mental es igual a la de algún concepto, pasa a formar parte de la secuencia del discurso.

Muchas veces intentamos describir muchas cosas a la vez. En el caso del perro, existen muchas variantes, lo cual dificulta la descripción, por lo que no basta solo con una imagen visual, se necesitan varias y la respuesta correcta, si lo que visualizamos es un perro, serán todas las características que podamos recopilar. Es muy probable, que alguien que está en mucho contacto con perros pequeños, diga que su tamaño va de 20cm a 100cm, mientras que alguien que está en mucho contacto con perros grandes, diga que sus tamaños van de 100cm a 20cm. El orden en nuestro discurso, lo pone el valor energético de nuestras experiencias.

En las descripciones, el proceso mental de retroalimentación, pasa a ser parte de la secuencia de información respuesta de nuestras necesidades. Para una descripción, hace falta a veces una imagen visual, ya que por experiencias muchas veces no puede haber una descripción sin ella. Así que la información visual en este caso, ya esta sintetizada como información respuesta de la variación. Si la información que usamos para comunicarnos, no son ordenes, lo son descripciones, la comunicación siempre busca manipular el medio, no necesariamente de una manera egoísta.


EL AUTOESTIMA

El autoestima puede ser considerado, como el potencial de la información que poseemos, para poder solucionar nuestras necesidades. En algunas personas, esta eficiencia será optimizada por los instintos, mientras que en otras sus instintos les causarán conflictos, todo dependerá del medio ambiente. Una persona de carácter dominante, encuentra un mayor aporte energético al completar una secuencia, que una persona de carácter recesivo. La dificultad de socializar y de interactuar con los demás, también influye sobre el autoestima, porque la fortaleza en el número te da mayor seguridad y el mundo es más hostil cuando se esta solo.

Una persona que está siendo constantemente atacada por otras, estará llena de información motora que ha sido manipulada negativamente, será más difícil para él o ella, tomar una decisión para complementar una secuencia, porque su información motora retroalimentara una serie de nuevas secuencias causas de variaciones negativas.

El no poder satisfacer tus necesidades, no solo biológicas, sino también sociales y sexuales, producen una variación negativa, que es muy perceptible cuando alguien está con el autoestima bajo.

Un potencial bajo, tiene consecuencias sobre la libido y el metabolismo de las personas. La información respuesta, reduce la intensidad de las necesidades, si no se tiene una respuesta para los muchos problemas que no aquejan, la intensidad de las necesidades es mayor, lo que produce en el cerebro un esfuerzo mayor, que tiene resultados que son apreciables en el estado emocional de las personas.


EL SUICIDIO

El vivir en medio de muchas secuencias que no podemos resolver, nos puede generar malestar, ya que las necesidades están aportando con energía para ser resueltas. En algunas ocasiones la suma de las variaciones negativas que estamos viviendo, no igualan a la suma de las necesidades que podemos resolver. Una persona en ese estado es muy propensa a suicidarse. Nuestro sistema mental, por medio de la experiencia, puede llegar a conclusiones (falsas o no falsas), de que después de la muerte seguirá existiendo y podrá resolver sus necesidades en otro contexto, ahí el suicidio ya no se basa tanto en el sufrimiento que el sujeto esté viviendo en ese momento, pero si al miedo a lo desconocido. A una persona que le gusta vencer al miedo, puede encontrar a la idea de la muerte hasta atractiva y no necesariamente signifique que le tenga miedo a las secuencias que está experimentando.

Aunque la naturaleza haya desarrollado el sistema nervioso, para buscar una mejor condición para todo el organismo, no significa que la información que maneja la mente, es la representación de nuestro sistema por completo. La mente y la información que la mueve, puede llegar a aislarse, por medio de la síntesis, como un sistema aislado e independiente del cuerpo.


LOS COMPLEJOS

La información errónea, sobrevalorada por niveles energéticos circunstanciales, puede llevarnos a tomar resoluciones equivocadas, que incrementarán las variaciones negativas en vez de eliminarlas.

Se sintetiza mejor las causas cuando se las somete a un foco de atención nuevo, es decir con el proceso de recordar sus causales y consecuencias, en relación de la información nueva percibida y de nuevas experiencias. El recordar, medir daños y beneficios es fundamental si se quiere adiestrar la mente en el campo de la sabiduría, aún así creas que cada fenómeno está ausente de toda existencia real intrínseca.


LOS SUEÑOS

De noche nuestras probabilidades de acción se reducen por la falta de luz. Es una reacción natural el dormir, que nos permite conservar energía necesaria para la supervivencia. Para dormir, que es un estado de suspensión de toda actividad no indispensable para ese momento, las necesidades tienen que reducir su intensidad, para que el montón de acciones que está desarrollando nuestra mente se suspendan. Queda encendido entonces, el foco de atención, con toda la información necesaria para sacarnos de este estado, si es necesario para nuestras necesidades y nuestra supervivencia. Nuestros sentidos siguen percibiendo, pero la información que entra, no es analizada en base de las necesidades que ahora están apagadas, por lo que no se generan recuerdos.

En el sueño, las necesidades están todavía presentes, pero con una intensidad mucho menor, por lo que el foco de atención se encuentra dilatado en ese estado. El sueño es entonces, una reconstrucción imaginativa, realizada con niveles de energía muy bajos, lo cual permite la incorporación de mayor cantidad de información, pero en una manera poco específica. Como la necesidad que genera los recuerdos de los sueños es también baja, son más difíciles de recordar que las experiencias normales.

Para que las construcciones imaginativas de los sueños, logren atravesar la barrera energética de la memoria y puedan ser usados para análisis y en las secuencias respuestas de las necesidades que los produjeron. La información tiene que estar comprimida por medio de elementos fáciles de recordar. Elementos de nuestras vivencias, que resultan ser muy genéricos no solo para nosotros, sino para la colectividad, aunque cada uno puede tener un significado muy distinto, dependiendo del contexto de la persona.

Estas construcciones son respuestas a nuestras necesidades, así solo parezcan ser un simple deseo. No trabajan con secuencias fonéticas especificas (discursos), porque en nuestra vida cotidiana no hay estas secuencias para solucionar nuestros problemas, así que se crean secuencias con distintas intensidades, que pueden estar en rangos muy por debajo de los que poseemos en nuestro foco de atención en un estado normal de vigilia, lo cual también hace que los sueños sean confusos.


Las necesidades que generan los sueños pueden que sean necesidades que no dependen del cerebro, es decir necesidades trascendentales, de antes de nacer y puede que si existen experiencias como los desdoblamientos, estas sean confundidas también con sueños.


DESPERTAR DE LA INTELIGENCIA

Para recordar, el sistema tiene que repetir la información en un futuro, cuando aparezca la necesidad o las necesidades. Cuando empiece la secuencia, la información almacenada deberá repetirse en donde exista el vacío. La secuencia guardada, se repetirá cuando otra secuencia se repita en el futuro, si esta no se repite muy exacta, entonces la secuencia respuesta no aparecerá.

Los recuerdos tienen que ser almacenados de acuerdo a un valor energético. Con tanta información que se almacena en relación a una necesidad, el proceso de encontrar la necesaria puede tardar mucho y con la existencia de otros procesos mentales que tenemos (debido a otras necesidades), este puede ser interrumpido. Para evitar esto, tenemos que repetir muchas veces una secuencia, para poder memorizarla. Sola así se alza el valor de esta información sobre el resto. Cuando se repita la necesidad, entrará en el foco de atención la información para ser analizada, en relación a su nivel energético. Si quisiera recuperar la información automáticamente, tendría que ser capaz de generar una necesidad única, que se genere bajo las circunstancias que yo desee, en un futuro próximo (como plantar una mina). Necesidad que solo pueda ser resuelta, por la información específica que desee almacenar. Entonces ¿Cómo genero esa necesidad y como hago que una información específica sea la única que la resuelva? El que un recuerdo solo se produzca en relación a una necesidad específica, hace que esta información deje de estar disponible para ser analizada en base a cualquier otra necesidad. Quizá el problema sea que una necesidad nunca se vuelve a dar igual en un futuro, y nuestra mente lo sabe por la experiencia, así que mucha de la información que almacena, lo hace en relación de necesidades mucho más generales. De hecho un necesidad específica, nunca se va a repetir en un futuro, solo partes de esta.

Cuando una persona cambia sus prioridades, el valor energético de las respuestas almacenadas en relación de esas prioridades disminuye, por lo que la memoria puede llegar a perder esa información.

El desarrollar la memoria, puede reducir la capacidad de analizar, con la información que se posee, porque esta solo entrará al foco de atención por necesidades muy específicas.

Las cosas que tienen que ser aprendidas, disminuyen con la vigilia, ya que pueden haber otras cosas más importantes que aprender.

Para recordar, el foco de atención tiene que ser de un tamaño adecuado, para el tiempo que se siente seguro utilizar en relación al resto de cosas que se tienen que recordar, que son producto de las necesidades. Si se reduce la intensidad designada para otras necesidades distintas a las que se están usando para recordar, el foco de atención incrementa y entra para el análisis información de menores valores energéticos. Esto no significa que el tiempo destinado a recordar se reduzca, pero la información si se hace disponible. Es llamado concentración. Para alcanzar un nivel mayor de concentración, es necesario calmar las necesidades, renunciando a ellas, para esto primero es necesario entender los reales beneficios que se obtendrán de hacerlo y no alimentar las necesidades y procesos mentales, no necesarios para la supervivencia. Esto no solo que te traerá una mejor concentración y estado de vigilia, tus sueños serán mucho más intensos. Para almacenar información, el proceso mental tampoco tiene que ser interrumpido.

Vale imaginar un mundo donde las necesidades sean diferentes a las que nos traen tantos problemas. Imaginarnos dentro de él, con sus actividades, viviendo en él. Intentar reproducir como nos sentiríamos y sin timidez, las capacidades que tendríamos.

No se puede asociar mucha información para generar un recuerdo en un futuro, atada al recuerdo que generamos. Porque la vigilia no nos permite y tampoco nos permitirá recordar secuencias muy largas. El recuerdo se da en relación de necesidades muy sintetizadas, por lo que el recuerdo se asociará a estas necesidades muy genéricas. Tanto así que están fuera del foco de atención. Ya que la necesidad a generado miles de recuerdo que tomarían por sobre la vigilia analizar todos.
¿Cómo desarrollar necesidades específicas? Para recuerdos específicos.

La cantidad de cosas que se analizan para confeccionar el recuerdo, también son limitadas.


GENERANDO LA NECESIDAD Y LA RESPUESTA

HIPÓTESIS 1

Reducir la vigilia e incrementar el foco de atención, por medio de la meditación.

En estado meditativo, en el momento en que empezamos a alucinar, hay que despertar la conciencia, es un despertar sin despertar. Sería lo equivalente a tener un sueño lúcido. Se lo logra cuando en el momento exacto, antes de quedarte dormido, tomas control de lo que estás imaginando. No puedes ir con ideas preconcebidas de que es lo que vas a imaginar. Primero porque disminuida la necesidad que genera el recuerdo sobre la cual quieres trabajar, disminuye la capacidad que tienes de recordarlo, lo que hará que te quedes dormido antes de poder hacerlo. Se tiene que intensificar la primera imagen que se te venga a la mente, imagen que pertenecerá a una construcción imaginativa de un sueño, generado por alguna necesidad en un estado energético muy bajo. Reducida la vigilia y aumentado el foco de atención, la construcción imaginativa va a ser muy completa, tanto que se puede confundir con la realidad. En este estado, que es un estado inercial, de balance energético, estarás solo con la necesidad que produjo la primera construcción imaginativa. Hay que estar predispuesto antes de la meditación, que al llegar a este estado recordarás la necesidad que está haciendo todo esto posible. En el estado de sueño lucido, estará disponible la información que normalmente está disponible en tu vida cotidiana y más. En este estado en el que las demás necesidades están casi apagadas. En teoría deberías ser capaz de almacenar información con un valor energético muy alto, en relación a la necesidad que decidiste revivir. Para recordar la información, debes imaginar información clave del futuro evento y a continuación recordar la respuesta ya almacenada en la memoria. El proceso de recordar es parecido al que se usa en la hipnosis. Se tiene que recordar la experiencia completa, de antes de sintetizarla en causales de variación. Sería como revivir tu vida como un espectador, en un segundo plano. De lo que experimentes, debes concentrarte solo en el sentido o los sentidos en el que se den la respuesta, excluyendo los pensamientos, si es que la respuesta no es un pensamiento. Como la respuesta que buscas no está sintetizada por su longitud, tienes que remitirte al momento en el que ocurrió la respuesta, concentrarte solo en lo que tu necesidad te diga. Quizá vale reproducir, mientras experimentas la respuesta, alguna sensación, que puede ser emocional, para que una vez despierto, cuando aparezca el detonante para reproducir toda la secuencia, al recordar esta sensación, eleves el valor energético de la respuesta en ese mismo instante.

La respuesta se deberá recordar como en un segundo plano. Como si voz solo estuvieras recordando, ajeno a lo que pasa.


PROCESOS MENTALES

Recordar información auditiva, para reproducir información motora.
Recordar información auditiva, para sintetizar más sus causales, buscando información para reproducir o evitar a través de procesos motores.


Recordar.- Necesito recordar algo (primera secuencia de relación), para poder satisfacer las exigencias de mi padre (segunda secuencia), para ganarle la competencia a tales personas que iniciaron conmigo, desafiándome para buscar un lugar más alto de escala social.

 

Celos
Disciplina
Hiperactividad
Acoso Escolar
Enuresis
Tartamudez

Miedos

Deberes

Comidas

Método Multisensorial

Habilidades Sociales

Autocontrol

Abuso Sexual

Adicción Internet

Autonomía

Disciplina Positiva

Autoestima

Valores

Errores de Lectoescritura

Inteligencia Emocional

Memoria

Estimulación del Lenguaje

Situación Crítica

Libros Educativos

Timidez

Reflexiones educativas

Adolescencia

Grafomotricidad

Aprendizaje Cooperativo

Divorcio

Estrategias de colaboración

Ortografía

Prevención consumo de drogas

Dislexia

Resolución de Conflictos

Madurez lectora

Autoinstrucciones

Límites

Mal comportamiento

Trastornos del sueño

Aprendizaje en casa

Escritura

Autoaprendizaje

Control Esfínteres Diurno

Mantener entrevistas