Características de los
estereotipos de los géneros  

 

 

 

 
 


Los estereotipos son creencias sociales compartidas sobre las características de un
determinado grupo o categoría social. El contenido de estas creencias incluye múltiples
facetas, como la forma de ser, los rasgos más característicos, o las costumbres
que se supone que poseen los miembros del grupo estereotipado.
Una de las características de los estereotipos de los géneros es la de establecer una dicotomía
entre lo femenino y lo masculino, de tal forma que las características que definen
a uno y otro concepto no sólo son diferentes, sino antagónicas. Nos encontramos así con
dos dimensiones opuestas a las que algunas autoras y autores denominan comuniónagencia
y otros expresividad-instrumentalidad, mediante las que se definen lo que es
característicamente femenino y lo que es característicamente masculino.
El estereotipo de la mujer gira en torno a las creencias de que, en comparación con
el hombre, es una persona preocupada por el bienestar de los demás, interesada en
las relaciones interpersonales afectivas, en la búsqueda de armonía entre las personas
que la rodean, y capaz de expresar abiertamente sus emociones. Esta sería la
dimensión de comunalidad o de expresividad. Por el contrario, el estereotipo del hombre
presenta a éste como una persona preocupada por la propia autoafirmación,
orientada hacia el control y el dominio, y que antepone los aspectos relacionados con
el logro de objetivos a los emocionales. Estas características se corresponden con la
dimensión de agencia o instrumentalidad.
Es importante recalcar que estas diferencias se observan siempre como un proceso de
comparación entre hombres y mujeres que se consideran equivalentes en otras características.
Es decir, servirían para distinguir a la mujer universitaria del hombre universitario.
No se aplicarían si la comparación se hace entre mujeres universitarias y
varones campesinos. En ese caso, los estereotipos de los géneros interaccionarían con
los estereotipos característicos de otros grupos sociales.
Williams y Best (1990), en un estudio realizado en 30 países sobre el contenido de
los estereotipos de los géneros, comprobaron que existe un gran consenso transcultural,
en el que se reflejan esas dos dimensiones que definen los femenino y lo masculino. Estos
autores encontraron que las diferencias entre países, en cuanto a lo tradicionales que
eran los estereotipos, se relacionaban más con las creencias de tipo religioso o con el
sistema de valores sobre el trabajo que con la situación educativa o laboral real de la
mujer.
Por nuestra parte, hemos analizado las características de este tipo de estereotipos en
España, centrándonos en dos de sus componentes: los roles y los rasgos de personalidad.
El estudio, promovido y financiado por el Instituto de la Mujer en 1994, se realizó
sobre una muestra de 1.255 personas, representativa de la población española
mayor de 18 años, en la que se tuvieron en cuenta las cuotas de edad, sexo y hábitat
correspondientes.
En lo que respecta a los estereotipos de roles, encontramos que existía estereotipia,
sobre todo en los roles familiares. Las respuestas seguían el patrón tradicional, considerando
que las mujeres deben ocuparse más de las tareas del hogar y de la atención
a los niños y niñas, y los hombres más del trabajo asalariado fuera de casa. No
obstante, encontramos importantes diferencias en la intensidad del estereotipo de rol
en función de la edad, el sexo, o el tipo de hábitat de los sujetos de la muestra. Las
mujeres en general, la gente más joven y las personas que vivían en ciudades más
grandes tenían menos prejuicios. Parece que, en relación con los roles, las personas
con experiencia propia de cambios sociales en los papeles tradicionales de las mujeres,
han cambiado el contenido de estos estereotipos.
En la medida de estereotipia de rasgos de personalidad, las respuestas reflejaban claramente
la existencia de las dos dimensiones anteriormente mencionadas. Así, a las
mujeres se les asignaba más que a los hombres las características de personalidad
expresivo-comunales: amantes de los niños/as, tiernas, comprensivas, compasivas,
sensibles a las necesidades de otras personas, cariñosas, afectuosas, y que lloran fácilmente.
A los hombres, sin embargo, se les asignaban rasgos instrumental-agentes:
actúan como líderes, amantes del peligro, individualistas, agresivos, de personalidad
fuerte, atléticos, egoístas y duros.
Pero lo más inesperado de nuestros resultados, en el citado estudio, es que no encontramos
diferencias en la intensidad de la estereotipia de rasgos de personalidad cuando
comparamos a las personas jóvenes con los mayores, a los hombres con las mujeres,
ni tampoco en los diferentes grupos clasificados por el habitat. No parece, de
acuerdo con estos resultados, que el contenido de los estereotipos de características
de personalidad se haya modificado por la experiencia de los sujetos en relación con
los cambios sociales (López-Sáez y Morales, 1995; Morales y López-Sáez, 1996).
La evidencia empírica, por lo tanto, pone de manifiesto la fuerza de las creencias
estereotipadas sobre las diferencias de personalidad entre mujeres y hombres y que
esas creencias se modifican menos que las estructuras, ya que no se ven afectadas por
los cambios objetivos acaecidos en los últimos lustros, de los que las mujeres han sido
protagonistas. Si tenemos en cuenta el contenido de estos estereotipos, no se puede
decir que el estereotipo de la mujer sea más negativo que el del hombre o al contrario.
En ambos hay características positivas y negativas. El problema radica en que
dibujan dos tipos de persona con personalidades muy diferentes. Los estereotipos de
personalidad sirven para justificar las desigualdades en roles profesionales al establecer
una razón fundada en sus propias características. A su vez, el que hombres y
mujeres ocupen diferentes roles y estatus en nuestra sociedad lleva aparejado el que
se les asocien diferentes características de personalidad, y que se crea que esas diferencias
están marcadas por la naturaleza. Este bucle de interrelaciones de la estructura
social y de las creencias de las personas es lo que mantiene las desigualdades.
Es importante recalcar que estos estereotipos son la base de los prejuicios, que afectan
tanto a hombres como a mujeres, por el carácter que tienen no sólo descriptivo,
sino prescriptivo. Una vez que la persona aprende que es “niño” o que es “niña”, va
aprendiendo también cual es la conducta apropiada para esa auto-categorización,
siguiendo las prescripciones culturales asociadas su sexo. Un aspecto esencial del
autoconcepto es, precisamente, la identidad de género. Tanto los hombres como las
mujeres, cuando no cumplen con esas prescripciones de género, sufren las consecuencias
y su conducta suele ser socialmente criticada y rechazada.
Hay que tener en cuenta este tipo de procesos para comprender cómo se perpetúan
los estereotipos de los géneros. Huici (1984) ha estudiado los estereotipos de género
desde la óptica de las funciones individuales y sociales que cumplen. La evidencia en
el campo de la valoración de las tareas es que se da un sesgo a favor de los hombres,
al sobrevalorar más el mismo trabajo cuando el autor es varón que cuando es una
mujer. Esta autora resalta, también, la función de justificación, es decir, la vinculación
existente entre el contenido de los estereotipos de género y las prácticas discriminatorias.
El no asociar a las mujeres con la dimensión de competencia (instrumental-
agente), y sí con la afectiva, sirve para justificar la ausencia de mujeres en
posiciones de poder en las organizaciones.
Enlazando con el objeto de estudio de nuestro trabajo, no es difícil establecer una
relación entre las características de personalidad atribuidas de forma estereotipada
a las mujeres y las carreras en las que son mayoría. Los rasgos de personalidad de la
dimensión expresivo-comunal dibujan un perfil de persona especialmente adecuada
para las profesiones y roles que tienen que ver con la educación y con la atención y
cuidado de otras personas. Por otro lado, las características de la dimensión instrumental-
agente, estereotipadamente atribuida más a los hombres, es más adecuada
para cualquier profesión que exija competitividad, fuerte motivación de logros personales
y que vaya encaminada a puestos directivos. Este segundo perfil de personalidad
es más idóneo que el primero para desempeñar las tareas exigidas en las profesiones técnicas.
 

Información extraída del Portal del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.

PERSONAS ADULTAS

CONFLUENCIA DE CULTURAS

ESTUDIO CUANTITATIVO

CENTROS

AFRICA

ESTE

OESTE

SUR

OBJETIVOS

Otros Enlaces

INTRODUCCIÓN

LOGRO PROFESIONAL

MARCAS DEL ESFUERZO

POLÍTICAS DE IGUALDAD

ELECCIÓN DE ROLES